Salsa Teriyaki

  • Salsa Tártara

  • Salsa Agridulce

  • Salsa Curry

  • Salsa Escabeche

  • Salsa Chandetroi


  • "Salsa Teriyaki"


    Salsa Teriyaki


    En esta ocasión vamos a enseñaros a preparar de forma casera la tradicional salsa Teriyaki, una salsa típica de la gastronomía japonesa que se utiliza para acompañar todo tipo de platos.

    Ingredientes:

    - 75 ml de salsa de soja
    - 25 ml de agua
    - 25 ml de vinagre de arroz
    - 50 gramos de azúcar moreno
    - 25 gramos de jengibre en polvo
    - 25 gramos de maicena
    - Dos dientes de ajo



    Preparación:

    Esta salsa teriyaki que os detallamos a continuación es una salsa de origen japonés que es ideal sobre todo para acompañar carnes, pescados y verduras asadas, aunque combina bien con todo tipo de platos en general, desde pasta carnes y pescados preparados de diferentes formas. Como verás la preparación no es difícil ni necesita muchos ingredientes, por lo que puedes prepararla siempre que la necesites, el resultado es mejor que la que se compra ya preparada.

    Comenzaremos pelando un par de dientes de ajo, que echaremos después en el vaso de una batidora. En el mismo vaso agregamos la salsa de soja, el vinagre de arroz, el agua, la maicena, el azúcar moreno y el jengibre molido. Con la batidora vamos a batirlo todo hasta que nos quede una mezcla bien homogénea, una salsa que sea más bien líquida. Podemos probarla por si queremos ajustarle alguno de los ingredientes para dejarla a nuestro gusto, en ese caso volveríamos a batir de nuevo.

    Al batirla aparecerá una especie de espuma blanquecina por la parte de arriba, la cual vamos a quitar colando la salsa con un colador, y entonces la vamos a echar en una una cacerola de tamaño adecuado y la vamos a poner a calentar a fuego medio, hasta que comience a hervir, para que nos quede más densa y con más cuerpo. Cuando empiece a hervir bajamos la intensidad y la dejamos el tiempo necesario hasta que tome la densidad que nos guste, en ese momento la apartamos del fuego.



    Normalmente se deja bastante más densa si es para utilizarla para pintar con ella carnes, pescados y demás ingredientes que se vayan a asar. En caso que la quieras emplear para servir como salsa de acompañamiento para pastas, puedes incluso no hervirla, para que te quede menos densa, o bien calentarla levemente hasta que espese un poco y quede perfecta para servir con la pasta. Al acabar ya podemos servir estar rica salsa teriyaki con el plato al que vayamos a acompañar, verás que toque de sabor le va a dar.