Salsa Rouille

  • Salsa Verde

  • Vinagreta de Azafrán

  • Salsa Rusa

  • Salsa Piri Piri

  • Salsa Rouille


  • "Salsa Rouille"


    Salsa Rouille


    La salsa Rouille es una salsa de origen francés y resulta muy adecuada para emplear en platos de pescado blanco, tanto fritos como asados. Si quieres aprender a hacer esta salsa, a continuación te detallamos el proceso.

    Ingredientes:

    - 100 ml de aceite de oliva
    - 25 ml de vinagre
    - 25 ml de agua
    - 4 dientes de ajo
    - Una rebanada de pan de molde sin corteza
    - Dos yemas de huevo
    - Media cucharadita de azafrán
    - Sal
    - Chile picante (Opcional)



    Preparación:

    La salsa Rouille es otra de las tantas salsas de origen francés que os proponemos preparar, y es una salsa que se emplea para añadir a pescados asados o fritos. Es una salsa que se puede decir que es una especie de mayonesa con una textura más densa y un toque de sabor y color diferente, pero en esencia es muy similar. Si sigues leyendo podrás aprender a preparar esta interesante salsa, que no tiene demasiada dificultad y con la que dar un toque especial a tus recetas de pescado.

    Lo primero que haremos será cortar el pan en trozos cuadrados más pequeños, y los colocamos en un vaso para la batidora. En un cazo echamos el agua, el vinagre y el azafrán, removemos bien y calentamos hasta que nos quede todo bien mezclado. SI lo prefieres puedes calentar esta mezcla en el microondas, durante unos 30 segundos. Al acabar echamos la misma sobre los trocitos de pan para que se empapen bien.

    Añadimos dos yemas de huevo, los dientes de ajo bien pelados, un poco de sal y un toque de chile picante de forma opcional, y comenzamos a batir con la batidora hasta que nos quede una mezcla homogénea con todos los ingredientes bien batidos. Verás que es una mezcla bastante densa. Ahora vamos a comenzar a echar el aceite de oliva poco a poco y sin dejar de batir al mismo tiempo, pero esta vez a velocidad lenta, para que se integre bien y emulsione la mezcla.


    Hay que tener en cuenta que cuanto más aceite agreguemos, más densa quedará la salsa, así que cuando consigas el grado de textura que quieras, deja de añadir el aceite. Una vez esté lista la salsa Rouille la vamos a verter en un recipiente con tapa y la dejamos en la nevera hasta que la vayamos a servir. Podemos conservarla un par de días si no pierde el frío, pero no mucho más, ya que al llevar huevo fresco es mejor no consumirla mucho después.