Salsa Rosa

  • Salsa Rosa

  • Salsa de Yogur

  • Salsa César

  • Vinagreta de Mostaza

  • Vinagreta Francesa


  • "Salsa Rosa"

    Vamos con una de las mejores salsas para ensaladas que puedes preparar en casa. Es muy versátil y se puede utilizar en ensaladas tradicionales y en ensaladas de otro tipo como pueden ser las de arroz o las de pasta. Y podemos darle más usos en cocina, como acompañamiento de platos como sandwiches o cócteles. Aprovecha la ocasión y prepárala con esta receta.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.7/5
    • 31 votos


    Receta de Salsa Rosa

    Actualización: 30/03/2017

    La salsa rosa es una salsa ideal para utilizar en ensaladas, cóctel de marisco o para comer junto a unos langostinos. Os mostramos cómo prepararla paso a paso.

    Ingredientes de la receta de Salsa de Yogur Ligera:

    • 250 gramos de yogur natural
    • 50 gramos de mayonesa ligera
    • 50 gramos de tomate frito
    • 25 gramos de mostaza




    Preparación:

    La salsa rosa es una salsa muy conocida que se emplea normalmente para acompañar ensaladas, sándwiches o algún cóctel, como el famoso cóctel de mariscos. La preparación es bastante sencilla y se emplean pocos ingredientes en la misma, aunque hay variantes de la misma que incorporan alguna pequeña cantidad de algún otro ingrediente adicional, por lo que puedes ver distintas recetas, pero todas tienen la misma base de mayonesa y kétchup, aderezados con algún otro que le dé un toque especial.

    Hoy en día podemos encontrar la salsa rosa en cualquier supermercado, lo que hace que no solamos prepararla de forma casera, pero realmente es tan rápida de preparar y su sabor es tan rico, que os proponemos prepararla tal y como os indicamos a continuación, para que comparéis el sabor de la casera y de la industrial, y decidáis vosotros mismos si merece la pena o no hacerla en casa. En la preparación emplearemos mayonesa, que también puede ser hecha por nosotros o comprada, según el tiempo que tengamos o según nos interese emplear una u otra.

    Una vez tenemos la mayonesa hecha o comprada, vamos a echar la cantidad indicada en un recipiente amplio, y sobre ella agregamos el kétchup, la mostaza de Dijon y el zumo de naranja recién exprimido, y añadimos por ultimo un chorrito de brandy o coñac, y vamos a mezclar todos los ingredientes lo mejor posible, para lo que os recomendamos emplear unas varillas, ya sean manuales o colocadas en la batidora. Para esta cantidad, que no es mucha, con unas varillas a mano podemos mezclarlo todo bien sin problemas.


    Cuando consigamos tener la mezcla bien homogénea y tenga un buen tono rosado, vamos a probar la salsa por si necesitamos corregirle el sabor añadiendo más cantidad de algún o algunos ingredientes, para dejarla a nuestro gusto. Tras dejar la salsa a nuestro gusto la vamos a meter en un recipiente cerrado y la mantendremos en la nevera hasta la hora de emplearla, para que esté siempre fría. Si utilizamos mayonesa casera, la salsa rosa la tendremos que consumir en las siguientes 24 o 36 horas preferentemente, aunque si empleamos mayonesa de bote podremos conservarla mucho más tiempo.

    Salsa Rosa Ligera

    Esta es una versión ligera en calorías de la salsa rosa, para que puedas disfrutar de la misma pero con muchas menos calorías que la receta tradicional. El resultado es muy interesante, así que si quieres cuidar un poco tu dieta, te va a encantar.



    Ingredientes:

    - 250 gramos de yogur natural
    - 50 gramos de mayonesa ligera
    - 50 gramos de tomate frito
    - 25 gramos de mostaza

    Preparación:

    Si te gusta la salsa rosa y la has preparado ya en casa, te proponemos a continuación una variante de la misma pero que resulta más ligera en cuanto a las calorías que aporta su consumo. Si estás a dieta o simplemente quieres controlar la cantidad de calorías que tomas, es una opción perfecta para tus platos. Se cambian los ingredientes básicos por otros más ligeros, con lo que se consigue el efecto deseado, pero a la vez se mantiene la escencia de la salsa original, con un buen sabor. Prueba a emplearla en tus ensaladas o platos en los que suelas utilizar la salsa rosa, verás como te va a encantar esta versión ligera y la repites en más ocasiones.

    Seguir leyendo...