Salsa Pesto

  • Salsa Boloñesa

  • Salsa Cuatro Quesos

  • Salsa Pesto

  • Salsa de Verduras

  • Salsa Arrabiata


  • "Salsa Pesto"


    Salsa Pesto


    La salsa pesto es otra de las salsas más clásicas utilizadas en muchas recetas de pasta, una de las favoritas sin duda, aunque también se puede emplear para acompañar otros platos diferentes. A continuación os enseñamos a prepararla paso a paso.

    Ingredientes:

    - 250 ml de aceite de oliva virgen
    - 125 gramos de piñones
    - 150 gramos de queso tipo Parmesano
    - 50 gramos de queso tipo Pecorino
    - 100 gramos de albahaca fresca
    - 5 o 6 dientes de ajo
    - Sal



    Preparación:

    La salsa pesto es una de las salsas italianas más conocidas mundialmente y una de las más apreciadas a la hora de servir muchos platos de pasta principalmente, aunque también se emplea para servir junto algunas recetas de carne, verduras y pescado, a las que le aporta una combinación de sabores muy interesante. Es una salsa muy característica por su intenso sabor y olor y su llamativo color, lo que la hace ser inconfundible. Si te gusta esta salsa, te vamos a detallar como prepararla en casa paso a paso.

    Lo primero que haremos será lavar bien la albahaca fresca para dejarla bien limpia, lo que podemos hacer con agua bajo el grifo. Les quitamos los tallos y las dejamos escurrir bien para que suelten toda el agua, ya que si no nos quedaría la salsa un poco aguada. Mientras tanto vamos a pelar los dientes de ajo y los cortamos en dos o tres trozos cada uno, y los echamos en el mortero, junto con un puñado de sal gruesa y las hojas de albahaca cuando estén totalmente secas, troceadas en mitades.

    Empezamos a machacar todos los ingredientes con paciencia hasta que lo dejemos todo bien triturado y mezclado, de forma que no queden trozos grandes ni de albahaca ni de ajo. En ese momento agregamos los piñones pelados y seguimos triturando con el mortero hasta que queden bien machacados y mezclarlos con el resto de ingredientes anteriores, formando una pasta homogénea, con los trocitos visibles pero sin que sean trozos muy grandes, para lo que hemos de machacar durante un buen rato para conseguir una salsa con una textura perfecta.


    Para acabar vertemos el contenido del mortero en un bol y añadimos el aceite de oliva virgen, entonces removemos bien para que se integren bien y ya tendríamos lista nuestra riquísima salsa pesto. Si nos gusta una salsa más fina y con menos trocitos, podemos batirla un poco con la batidora, pero tradicionalmente se come tal y cual se ha conseguido con el mortero. Echamos la salsa en un tarro cerrado hasta la hora de comerla, así los sabores se potenciarán durante ese tiempo. Y la serviremos siempre con la mezcla de quesos rallados por encima, para completar así esta tradicional salsa pesto, que esperamos que os guste.