Salsa Bechamel

  • Salsa Tártara

  • Salsa Agridulce

  • Salsa Curry

  • Salsa Escabeche

  • Salsa Chandetroi


  • "Salsa Bechamel"

    la conocida salsa bechamel es una de las salsas más importantes en la historia de la gastronomía, una salsa que se prepara hace siglos y que hoy en día se sigue utilizando para todo tipo de platos y preparaciones. Aquí te mostramos su receta detallada paso a paso para hacerla fácilmente.
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Completa
    • Estrella Media
    • 4.7/5
    • 22 votos


    Receta de Salsa Bechamel

    Actualización: 29/03/2017

    La salsa bechamel es una de las salsas más populares de todas, una salsa con mucha tradición y que se emplea normalmente para gratinar todo tipo de platos. Es una de esas recetas que hay que saber preparar, así que aprovecha la ocasión y sigue nuestras indicaciones.

    Ingredientes de la receta de Salsa Bechamel:

    • 500 ml de leche entera
    • 60 gramos de harina de trigo
    • 60 gramos de mantequilla
    • Sal
    • Pimienta molida
    • Nuez moscada




    Preparación:

    La bechamel es una salsa con mucha relevancia en la cocina, ya que es una salsa originaria de la gastronomía francesa que se emplea desde hace varios siglos. Actualmente es una salsa que se utiliza en platos muy diversos, que van desde todo tipo de pastas a pescados, pasando por verduras y carnes. Especialmente se emplea para gratinarla sobre las elaboraciones en la que se emplee, aunque en otras ocasiones se utiliza como base para hacer croquetas por ejemplo, o como base para otras salsas diferentes.

    Para hacer la bechamel hay que calcular la cantidad que vamos a necesitar, por lo que si necesitas preparar más volumen del que te proponemos, simplemente tienes que ajustar los ingredientes manteniendo la proporción entre ellos, para que la bechamel siga saliendo perfecta. Comenzaremos a prepararla poniendo a calentar una sartén o una cacerola de tamaño adecuado, a la que le echaremos la mantequilla para que se vaya derritiendo. Lo haremos a fuego medio, para evitar que se cocinen demasiado y se quemen los ingredientes.

    Una vez se ha derretido la mantequilla vamos a ir agregando la harina y la iremos integrando con la mantequilla empleando una paleta de cocina o bien unas varillas, de forma que se mezclen bien sin formarse grumos. Vamos a remover hasta que nos quede una mezcla homogénea, con paciencia, para que la harina se vaya cocinando al mismo tiempo, así la bechamel va a quedarnos perfecta porque evitaremos que sepa a harina cruda. Removeremos hasta que quede la mezcla bien formada.



    El siguiente paso será ir agregando la leche, la cual debe estar a temperatura ambiente o bien templada, para que ligue mejor con la mezcla anterior. A medida que vayamos agregando un chorro de la misma iremos removiendo con las varillas para que la leche se vaya integrando, hasta que acabemos de echarla toda la olla o la sartén. Una vez hemos vertido toda la leche salpimentamos al gusto y añadimos un poco de nuez moscada a la bechamel, y continuamos removiendo mientras mantenemos el fuego más bien suave.

    Este paso es fundamental para que nos quede la bechamel en su punto, ya que tenemos que seguir removiéndola hasta que coja la textura ideal, que será el momento en el que la masa se despegue totalmente del recipiente al moverla. Corregiremos el punto de sal, pimienta y nuez moscada, y en ese momento ya podemos retirar del fuego nuestra salsa bechamel. Según queramos podemos hacerla más o menos densa, según el uso que vayamos a darle, lo que controlaremos dejándola a fuego lento más tiempo si está poco espesa, y añadiendo más de leche si queda demasiado densa.