Salsa Curry

  • Salsa Tártara

  • Salsa Agridulce

  • Salsa Curry

  • Salsa Escabeche

  • Salsa Chandetroi


  • "Salsa Curry"


    Salsa Curry


    La salsa curry es una tradicional salsa de origen hindú, pero que con los años se ha extendido por todos sitios y es normal emplearla en las gastronomías más importantes. Normalmente se emplea como salsa de acompañamiento para pescados y carnes, pero puede emplearse en otros platos, ya que combina bien con muchos ingredientes.

    Ingredientes:

    - 100 ml de leche
    - 100 ml de agua
    - 175 ml de vino blanco
    - Media cebolla grande
    - Dos dientes de ajo
    - Una cucharadita de curry en polvo
    - Aceite de oliva virgen



    Preparación:

    La salsa curry se puede emplear para servirla con recetas de carne, sobre todo de pollo, y pescados, así que te vamos a enseñar a prepararla de forma sencilla para que te animes a hacerla en casa. Hay otras recetas que emplean otros ingredientes y resultan más complejas, pero con esta que te proponemos vas preparar una salsa curry ideal para servir con unas pechugas de pollo a la plancha o unos filetes de pescado blanco a la plancha, por ejemplo. Vamos con la preparación.

    Empezamos pelando y troceando la cebolla en trocitos pequeños. Necesitamos media cebolla grande o una que sea más bien pequeña. Pelamos después los dientes de ajo y los cortamos en láminas no muy gruesas. Al acabar los ponemos a sofreír en una sartén con un una cantidad adecuada de aceite de oliva virgen, con un poco de sal por encima para ayudar a pochar la cebolla. Lo sofreímos todo a fuego medio y removiendo para que no se nos queme nada y se cocinen bien por todos lados.

    Cuando tengamos bien dorados los trozos de ajo y cebolla vamos a agregar el curry y el vino a la sartén y subimos la intensidad del fuego para que se evapore el alcohol del mismo, lo que llevará unos pocos minutos. Si quieres hacer una salsa curry más intensa puedes agregar más cantidad de curry. Tras esto volvemos a bajar el fuego para dejarlo a intensidad suave y agregamos a la sartén la leche y el agua, y dejamos reducir la salsa, para que lo haga poco a poco.


    Una vez que la salsa tenga la textura adecuada, ya tendríamos la salsa curry lista para servir. Se puede hacer más o menos densa según nos guste de una forma u otra, para lo que se puede añadir más o menos leche, incluso se puede cambiar la leche por nata para cocinar, con lo que la salsa quedaría más densa, lo que puede venir bien según el plato en el que vayamos a servirla, pero esto ya lo debes ajustar según tus gustos.