Salsa Arrabiata

  • Salsa Boloñesa

  • Salsa Cuatro Quesos

  • Salsa Pesto

  • Salsa de Verduras

  • Salsa Arrabiata


  • "Salsa Arrabiata"


    Salsa Arrabiata


    La salsa arrabiata es una salsa tradicional de la gastronomía italiana, muy empleada en la misma para preparar recetas de pasta con ella. Tiene un característico toque picante que la diferencia de la salsa de tomate, y su preparación es bastante sencilla.

    Ingredientes:

    - Un kilo de tomates pelados o triturado
    - 2 o 3 dientes de ajo
    - 3 o 4 guindillas o chiles rojos
    - Orégano
    - Sal
    - Aceite de oliva virgen
    - 3 o 4 hojas de albahaca fresca (Opcional)



    Preparación:

    Vamos ahora a detallaros como preparar en casa la salsa arrabiata, una salsa tradicional de la cocina italiana, bastante similar a la salsa de tomate, pero que resulta más sabrosa gracias al toque picante que le daremos, pudiendo agregarle además de forma opcional unas hojas de albahaca fresca, lo que le aporta un toque fresco que resulta muy interesante para compensar el toque picante. Es una salsa perfecta para servir con todo tipo de platos de pasta, sobre todo para los que les guste comer con una buena dosis de picante. Si prefieres disfrutar de una salsa arrabiata muy sabrosa pero menos picante, puedes elaborarla empleando menos cantidad de guindillas.

    Comenzaremos preparando la salsa de tomate básica, la cual haremos empleando tomates naturales, tomates pelados de lata o bien tomate triturado, el que prefieras emplear y te resulte más cómodo. Si tienes unos buenos tomates naturales del tiempo, sin duda obtendrás una salsa más sabrosa, pero si no es temporada o no tienes en ese momento, los tomates pelados y enlatados son una buena opción a tener en cuenta para conseguir una salsa de calidad. Sean cuales sean los que empleemos finalmente los vamos a cortar en trozos, lavándolos previamente si son naturales para quitarles la suciedad, y los reservamos una vez los hayamos troceado todos.

    Pelamos los dientes de ajo y los laminamos de forma no demasiado gruesa, de forma que nos queden láminas finitas. Ponemos a calentar una cacerola con un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra, a fuego más bien suave, y primero vamos a dorar levemente los ajos laminados y las guindillas, enteras o troceadas, con cuidado que no se nos quemen. Después agregamos los tomates troceados y salpimentamos al gusto los mismos y los dejamos cocinar a fuego más bien suave hasta que la salsa de tomate quede bien concentrada, lo que nos puede tomar entre 30 y 35 minutos más o menos, según la temperatura a la que la cocinemos, para conseguir una salsa de tomate con buena textura y buen sabor.


    Una vez esté lista la salsa, la vamos a probar para ver si es necesario corregirle el punto de sal o si nos ha quedado muy ácida, lo que podríamos compensar agregando un poco de azúcar a la salsa. Finalmente vamos a añadir un poco de orégano y la albahaca bien picada, habiéndola lavado antes y dejado sin los tallos, ya que sólo queremos emplear las hojas. Removemos bien la salsa para que se mezclen todos los ingredientes y ya tendríamos lista nuestra salsa arrabiata para servir bien caliente. Una vez la echemos sobre el plato de pasta al que vaya a acompañar, lo habitual es rallar encima una buena cantidad de queso parmesano, lo que hace que completemos un plato de pasta realmente espectacular, que seguro te va a encantar.