Salsa Mornay

  • Salsa Tártara

  • Salsa Agridulce

  • Salsa Curry

  • Salsa Escabeche

  • Salsa Chandetroi


  • "Salsa Mornay"


    Salsa Mornay


    La salsa Mornay es un tipo de salsa espesa que se elabora con una base de salsa bechamel, y que resulta ideal para acompañar pescados y marisco, además de para gratinarla en otros tipos de platos. Con esta receta aprenderás a elaborarla paso a paso.

    Ingredientes:

    - Dos yemas de huevo
    - Un litro de leche entera
    - 100 gramos de queso parmesano rallado
    - 75 gramos de mantequilla
    - 75 gramos de harina
    - Sal
    - Pimienta negra molida
    - Nuez moscada



    Preparación:

    Si nunca has probado la salsa Mornay, debes saber que es una salsa que se prepara con una base de bechamel, una de las salsas más conocidas y empleadas en la cocina, y que después se combina con otros ingredientes para hacerla más completa. Es una salsa que se puede emplear para gratinar con ella muchos tipos de platos, tanto de carne, pescados, pastas o verduras, por lo que es realmente una salsa con muchos usos, y que además se prepara sin demasiada dificultad, lo que la hacen una salsa muy interesante y versátil.

    A continuación vamos a detallar cómo prepararla paso a paso, haciendo la bechamel en primer luegar, aunque existe la posibilidad de emplear una bechamel comprada, pero el resultado es mucho mejor si la haces desde cero, porque tampoco te va a suponer mucho más tiempo hacer este primer paso, pero si tienes poco tiempo para cocinar, tal vez te suponga una opción interesante. Para comenzar vamos a coger una sartén o una cacerola y en ella vamos a derretir la mantequilla a fuego no demasiado fuerte, para que se vaya fundiendo poco a poco. Una vez derretida le añadimos la harina y la dejamos cocinar un par de minutos sin dejar de remover en ningún momento.

    Después vamos a ir agregando la leche poco a poco, la cual debemos tener a temperatura ambiente al menos, o mejor aún si la calentamos previamente un poco. A medida que agreguemos parte de la misma iremos removiendo con unas varillas para que se vaya integrando la leche con los demás ingredientes y se vaya formando la bechamel. Una vez tengamos toda la leche ya integrada, echamos un poco de sal, pimienta molida y nuez moscada, removemos bien y esperamos que la salsa bechamel espese bien para retirarla del fuego. Cuando la misma al removerla se despegue de la sartén, ese es el indicativo que tenemos lista la bechamel.



    Y con la bechamel ya lista, vamos a completar la preparación de la salsa mornay, para lo que a continuación echamos las yemas de huevo y el queso parmesano rallado, o del tipo que tengas o prefieras emplear, y removemos de nuevo lo mejor posible para que se mezclen bien estos nuevos ingredientes con la bechamel. Una vez lo hayamos hecho, ponemos a fuego medio durante dos o tres minutos sin dejar de remover y para acabar probamos para ver si es necesario corregir el punto de sal o de alguna de la especias. Tras esto ya tendríamos lista nuestra salsa Mornay, que puedes emplear para gratinarla sobre los alimentos que quieras acompañar o servirla tal cual encima de los mismos, verás que aportará un toque riquísimo a tus preparaciones más variadas.