Salsa Verde

  • Salsa Verde

  • Vinagreta de Azafrán

  • Salsa Rusa

  • Salsa Piri Piri

  • Salsa Rouille


  • "Salsa Verde"


    Salsa Verde


    Existen varios tipos de salsa verde, según el tipo de plato al que acompañe, ya que es una salsa muy versátil. Esta es una receta muy tradicional que resulta ideal para acompañar recetas de pescado como de marisco.

    Ingredientes:

    - 200 ml de aceite de oliva virgen
    - 15 ml de vinagre
    - 20 gramos de perejil fresco
    - Tres dientes de ajo
    - Sal




    Preparación:

    Hay diferentes recetas para preparar distintos tipos de salsa verde, aunque todas tienen una misma base en común. Algunas se emplean para cocinar en la misma algún tipo de pescado, como puede ser la merluza en salsa verde, o bien la salsa verde que se usa para condimentar y echar por encima a otras preparaciones, como pescados, mariscos e incluso otros platos. Esta última es la que os vamos a detallar como preparar en casa, una salsa muy empleada para servir junto a unos chipirones a la plancha o unos champiñones a la plancha o rellenos, lo que da una idea de lo versátil que puede resultar en la cocina.

    A la hora de preparar esta salsa verde podemos hacerlo empleando una batidora o bien hacerla con un mortero, que es la forma en la que se ha preparado siempre de forma más tradicional. Hazlo según prefieras obtener una salsita más fina o por el contrario prefieres encontrarte los trocitos más grandes al comerla, lo que dará un toque diferente a la salsa. Si es para servirla por encima de algún pescado o unos chipirones, a nosotros nos gusta que quede más fina y más liquida, así que solemos emplear una batidora, pero siempre puedes hacerlo según tus gustos y los de tus comensales.

    Echaremos en el vaso de la batidora los ajos ya pelados, un puñadito de sal gruesa, el perejil fresco lavado y sin tallos y el vinagre y el aceite de oliva virgen de buena calidad, y batiremos hasta que quede todo bien triturado y mezclado, formando una salsa bien homogénea y sin trocitos grandes. Probamos para ver si de sabor está a nuestro gusto, por si hubiera que corregir algún ingrediente, y al acabar la echamos en un tarro y dejamos en la nevera hasta la hora de servirla. Allí podemos conservarla durante bastantes días, ya que es un salsa que no tiene problemas de conservación al no tener ingredientes de pronta caducidad, lo que la hacen ideal para preparar bastante cantidad y emplearla cada vez que la necesitemos.


    Si la quieres preparar con el mortero, entonces hay que echar en el mismo la sal, los ajos pelados y troceados y el perejil lavado y sin tallos, y con la maza del mortero iremos machacando todo hasta que se forme una pasta bien uniforme, lo que debemos hacer con paciencia, ya que se necesita cierta práctica y tiempo para conseguirlo. Después se añade el vinagre y el aceite, se remueve bien y se echa en el recipiente donde vayamos a servirla, y se guarda en el frigorífico. Y así se sencillo se prepara esta rica y versátil salsa verde, que esperamos que os guste y la guardéis en vuestro recetario más habitual, sobre todo para probar a servirla con diferentes platos y preparaciones.